Au pair espanola lleva familia a juicio Irlanda

Condenada una familia de Irlanda a indemnizar a una au pair española por explotación

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un tribunal de Dublín en Irlanda ha ordenado a una familia irlandesa el pagar una compensación de casi 10.000 euros a una Au Pair española la que denunció la grave explotación que sufren algunas trabajadoras de este sector en Irlanda. La decisión adoptada por la Comisión de Relaciones Laborales (WRC), sin precedentes en Irlanda, ayudará a que las au pair dejen de ser “explotadas” y consideradas como “mano de obra barata”, comunicó a través de su abogado la joven, quien ha preferido mantenerse en el anonimato.

La WRC compensó a la au pair con 9.229 euros tras demostrarse que la  familia en cuestión€, cuya identidad tampoco ha sido divulgada, infringió la Ley del Salario Mínimo, de Organización de Horario Laboral y Condiciones de Empleo (2000) al pagarle solamente la cantidad de 100 euros semanales. Desde el 1 de enero de este año 2016 el salario mínimo en Irlanda se fijó en 9,15 euros la hora. Este caso ha sido gestionado, en nombre de la joven, por el Centro de Derechos de los Inmigrantes (MRCI), entidad que celebró el hecho de que la sentencia sentará a partir ahora jurisprudencia para casos similares.

La niñera explicó en una nota difundida por el CRCI que se sentía “deprimida, agotada y débil” cuando decidió por fin meses atrás buscar ayuda para denunciar su situación laboral. “Ha sido un proceso largo y mucha gente ha trabajado en mi caso. Por fin he recibido la recompensa y el respeto que necesitaba. Sin toda esa gente, esto no hubiese sido posible”, indicó la joven.

au pair espanola irlanda
La WRC compensó a la au pair con 9.229 euros tras demostrarse que la  familia en cuestión€, cuya identidad tampoco ha sido divulgada, infringió la Ley del Salario Mínimo, de Organización de Horario Laboral y Condiciones de Empleo (2000) al pagarle solamente la cantidad de 100 euros semanales. Desde el 1 de enero de este año 2016 el salario mínimo en Irlanda se fijó en 9,15 euros la hora. Este caso ha sido gestionado, en nombre de la joven, por el Centro de Derechos de los Inmigrantes (MRCI), entidad que celebró el hecho de que la sentencia sentará a partir ahora jurisprudencia para casos similares.

La niñera explicó en una nota difundida por el CRCI que se sentía “deprimida, agotada y débil” cuando decidió por fin meses atrás buscar ayuda para denunciar su situación laboral. “Ha sido un proceso largo y mucha gente ha trabajado en mi caso. Por fin he recibido la recompensa y el respeto que necesitaba. Sin toda esa gente, esto no hubiese sido posible”, indicó la joven.

Por estos motivos, la Au pair quiso mandar un mensaje a todas sus compañeras en esta profesión: “Merecéis que se os respete porque lo más valioso de una familia, sus hijos, están a vuestro cargo. Y esta es una enorme responsabilidad”. “Me gustaría recalcar la gran importancia que tiene que todo el mundo reconozca esta situación y espero que las au pairs no vuelvan a ser explotadas como mano de obra barata”, añadió.

El Centro de Derechos de los Inmigrantes aseguró que la sentencia judicial “envía un claro mensaje” a las familias que contratan niñeras, al tiempo que añadió que, “por desgracia”, este no es “un caso aislado”. “Sabemos que muchas au pairs reciben un trato mucho, mucho peor. Su trabajo es esencial para las familias, la comunidad y la economía. Esta decisión histórica, así como la compensación concedida, demuestra claramente que se valora su trabajo”, apuntó la representante legal del CRCI, Virginija Petrauskaite.

La activista instó al Gobierno a lanzar una campaña de concienciación para que las familias sean conscientes de sus derechos y responsabilidades. Pero sobre todo, puntualizó, las autoridades deben “terminar urgentemente” con las “agencias de au pairs que anuncian condiciones laborales ilegales tanto a los que dan empleo y como a los empleados”.

El pasado año, el CRCI publicó un informe en el que aseguraba que ahora presta apoyo legal a unas 1.000 niñeras, desde los 40 casos que tuvo en 2012. En aquel texto denunció la “extendida explotación” que sufren las au pair que “ofrecen cuidado a menores a tiempo completo y flexible en hogares de todo el país por una fracción del salario mínimo”. El documento constató que el 37 % de las 554 niñeras encuestadas no tenía contratos y un 40 % tenía solo uno verbal, mientras que al 58 % se le pagaba 120 euros semanales o menos. El 48 % de las niñeras era de nacionalidad brasileña y el 28 % española.